No más dietas de primavera

Por Caro Aravena
Cuando faltan dos meses para la llegada del verano nos sentimos culpables de todos los regaloneos alimenticios que nos dimos durante el año y queremos bajar esos kilos demás ¡ahora ya!

Sin duda la mejor opción para llegar Tiki taka a la época de las poleritas y los shorts es cuidarse siempre, pero sabemos que esto para muchas personas, incluyéndome, es casi imposible. Por eso Menjunje te dará algunos tips para cuidarte de una manera menos agresiva y saludable aunque un poco más lenta.

Para empezar olvídate de las dietas de la manzana, de la col, del corazón, de la sopa, o cualquier otra ultra radical que promete hacerte bajar de peso a costa de tu salud. La más recomendable es la hipocalórica que consiste en consumir alimentos que aumenten la densidad nutricional y disminuyan la densidad calórica para así bajar de peso paulatinamente. La idea es reducir desde 500 a 1000 calorías al día eliminando el azúcar, el alcohol, la sal, los jugos y frutas envasados, todo esto ayudándose de ejercicios (hay que animarse).

Sé que lo has leído mil veces, pero no puedo dejar de repetir que tomar al menos dos litros de agua al día es esencial para bajar de peso, hidratar tu cuerpo y además ayuda a combatir la celulitis. Por eso es recomendable consumir al menos una taza de agua antes de cada comida, eso si, debes evitar tomarla durante las comidas, ya que perjudica la digestión.

Intentar reemplazar alimentos muy calóricos por otros similares pero en versión saludable. Por ejemplo, en vez de pollo frito, es mejro consumir pollo cocido o a la plancha. En vez de papas fritas, puedes comer unas ricas papas asadas. Reemplaza los aderezos comunes por otros más saludables que puedes hacer tú misma y como última recomendación abandona las bebidas y los jugos con tanta azúcar y toma agua o jugos naturales.

Y para finalizar, recuerda consumir más verduras crudas, y si puedes elegir entre escaleras o ascensor…

  • Digg
  • Del.icio.us
  • StumbleUpon
  • Reddit
  • RSS
Read Comments

1 comentarios:

Luis Alejandro Bello Langer dijo...

Cuando llegue la sensación de hambre, lo mejor es tomar agua...se produce una sensación de saciedad y, además, te hidratas. Y si se puede caminar un poco más, bajándote unas cuadras antes de tu destino, por qué no hacerlo.

Saludos afectuosos, de corazón.