Una vereda de caucho para Chile

Por Monse Quezada

Hace años que me topé con esta iniciativa mientras escuchaba la radio y todo este tiempo después parece que no pasó ná. De todas maneras, me pareció tan excelente que me sigue dando vueltas y vueltas.

Un problema común en nuestra ciudad (y en la mayoría de este país, me imagino) es el mal estado de las calles y veredas. Si los diarios hablaran de cuántos peatones se caen no habría espacio para otras noticias.

La solución que se le ha encontrado al tema de las veredas es CORTAR los árboles que rompieron las baldosas con sus raíces que buscaban agua. Cambiar verde por gris no es algo que nos ponga muy contentos ¿o si?

Por último, tenemos el ya recurrente tema de los residuos, entre los que encontramos los neumáticos.

Bueno queridas/os menjunjianas/os, hay una sola solución para esas tres inquietudes…(mejor sin tanto redoble de tambores porque ya lo leyeron en el título, je) LAS VEREDAS DE CAUCHO.

Son bloques construidos con la reutilización de los neumáticos y que tiene maravillosas propiedades, como por ejemplo más permeabilidad que las baldosas lo que permite mejor irrigación, lo mismo que la separación entre los bloques. Así las raíces de los árboles crecerán hacia abajo y aunque alguna siga yendo para arriba, se puede sacar el bloque, tratar la raíz, y volverlo a poner.

Además, para su instalación se necesita menos mano de obra, son más blandos que el concreto en caso de caída y su vida útil es cuatro veces superior a la tradicional.

Y si es tan maravilloso, ¿por qué no se ha instalado en nuestro país? Porque es dos veces más caro instalarlo y nuestras autoridades al parecer no están dispuestas a ahorrar accidentes, árboles, ni plata a futuro. Conoce más en esta página de una empresa gringa que los trabaja y el proceso de reciclaje Únete.

  • Digg
  • Del.icio.us
  • StumbleUpon
  • Reddit
  • RSS
Read Comments

1 comentarios:

Luis Alejandro Bello Langer dijo...

Si tiene cuatro veces más resistencia que materiales tradicionales...pues se debiera de pasar por alto el doble del costo; pero claro, como en la mayoría de las autoridades hay miradas cortoplacistas.

Saludos afectuosos, de corazón.